SOLEMNIDAD DEL CORPUS CHRISTI “A” – MONICIONES Y PETICIONES

 

MONICIONES                

Inicial.

 

Nos hemos reunido para celebrar la Solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo.  Los cristianos no creemos en un Dios lejano.  Creemos en un Dios próximo.  En Jesucristo, Dios mismo se ha acercado a nuestro mundo, a todas las personas, a cada uno de nosotros.  Podemos encontrarlo en la Palabra proclamada; en los hermanos, especialmente los pobres y los que sufren, y, ha querido quedarse de una forma especial en la Eucaristía, bajo la apariencia de pan y vino, para  saciarnos con su amor, con su vida entregada por nosotros.  Bajo estos signos, adoramos su Cuerpo y su Sangre con agradecimiento.

 

Pero el amor a Dios es inseparable del amor al prójimo, por eso, hoy celebramos también el Día Nacional de Caridad.  Seamos generosos en amar y compartir con los que más lo necesitan. La Colecta extraordinaria será para Cáritas.

 

Primera Lectura.

 

En las dificultades de la ruta por el desierto, Dios no deja a su pueblo sin alimento.  Es lo que Moisés recuerda al pueblo del éxodo en esta lectura, invitándonos a no olvidar los favores recibidos de Dios.

 

Segunda Lectura.

 

San Pablo quiere que entendamos que, el alimento del altar nos une a Cristo y a la vez nos transforma en un solo cuerpo, una sola familia.

 

Evangelio.

 

El sacramento de la Eucaristía es el alimento que permite vivir a la comunidad y a cada uno de sus miembros.  Y no sólo alimenta la vida actual, sino que nos abre a la vida para siempre.

Aclamamos al Evangelio cantando Aleluya puestos de pie.

 

PETICIONES        

 

  • Por la Iglesia, para que sea signo del amor y la entrega de Dios hacia todos los hombres.  ROGUEMOS AL SEÑOR.

 

  • Por los que son víctimas de la marginación y la pobreza y los que les falta el pan de cada día, para que la fiesta del Corpus nos haga ser más conscientes y solidarios con ellos. ROGUEMOS AL SEÑOR.

 

  • Por los que trabajan en Cáritas y otras instituciones al servicio del pobre y del marginado, para que no les falte nunca la fuerza de la fe y el apoyo de la comunidad cristiana. ROGUEMOS AL SEÑOR.

 

  • Por nuestras parroquias, para que sean comunidades vivas en las que se cuide y anime el servicio de la Caridad, el compartir fraterno, el trabajo por la promoción de las personas y el compromiso por la justicia. ROGUEMOS AL SEÑOR.

 

  • Por las vocaciones.  Para que surjan vocaciones al sacerdocio y que todas las comunidades se puedan reunir cada domingo para celebrar el memorial del Señor y alimentarse con el pan de Vida.  ROGUEMOS AL SEÑOR.

 

  • Por todos nosotros, para que la participación de la Eucaristía, hoy de forma especial, nos ayude a vivir en la vida lo que celebramos en la Iglesia.  ROGUEMOS AL SEÑOR