SOLEMNIDAD DE SAN PEDO Y SAN PABLO – MONICIONES Y PETICIONES

MONICIONES

     

Inicial.  

 

Nos hemos reunido para celebrar la eucaristía en una de las grandes fiestas para los cristianos, la de los apóstoles San Pedro y San Pablo.  Ellos son pilares importantes de nuestra fe, sobre los que Cristo sustentó su Iglesia y la evangelización de todos los pueblos y han de ser un punto de referencia para todos nosotros.

 

Recordamos su fe, su testimonio, su ilusión de creyentes en Jesús y nos alegramos de su fidelidad, porque gracias a ellos y a los demás apóstoles y a los discípulos de los primeros tiempos,la Buena Noticia ha llegado hasta nuestros días.  Reavivamos nuestra fe y nuestra ilusión de cristianos, al celebrar la misma Eucaristía que ellos recibieron de manos de Jesús.

 

Primera Lectura.

 

La lectura de los Hechos de los Apóstoles, nos habla hoy de la persecución a Pedro, común al grupo de los primeros cristianos.  A pesar de la persecución, Dios salva a los que creen en Él.

 

Segunda Lectura.

 

San Pablo nos deja en su carta a Timoteo como su testamento.  El apóstol mira hacia atrás y recuerda sus trabajos, sus ilusiones y la fuerza que le ha dado el Señor.

 

Evangelio. 

 

Escuchamos en el Evangelio la confesión de fe de Pedro, y el anuncio de Jesús de edificar su Iglesia sobre él.  Abrazar la fe con la hondura de Pedro, nos ha de llevar a una entrega total.

Aclamamos al Evangelio cantando Aleluya puestos de pie.

 

PETICIONES        

 

  • Por la Iglesia, para que viva con intensidad cada día, la fe y el amor de Jesús, que los apóstoles nos han transmitido.  ROGUEMOS AL SEÑOR.

 

  • Por el Papa Francisco, sucesor de Pedro, para que el Señor le bendiga y le dé fortaleza para ser testigo de esperanza para todos los cristianos.  ROGUEMOS AL SEÑOR.

 

  • Por los que son perseguidos a causa de la fe o en su lucha por la justicia, para que experimenten siempre la fuerza de Dios que les acompaña. ROGUEMOS AL SEÑOR.

 

  • Por los que no conocen a Cristo o no se sienten atraídos por Él, para que la fuerza transformadora del Evangelio llegue a sus vidas.  ROGUEMOS AL SEÑOR.

 

  • Por todos nosotros, para que la participación de la Eucaristía en la fiesta de los primeros apóstoles, confirme nuestra fe y esperanza, para ser cristianos comprometidos.  ROGUEMOS AL SEÑOR