header image
 
 

Matrimonio

Contraer matrimonio es uno de los momentos más decisivos de la vida. Los cristianos además reconocemos en el matrimonio un sacramento, es decir un signo especialmente significativo del amor que Dios tiene al mundo y a la Iglesia. Por eso procuramos preparar a conciencia este acontecimiento

1. Documentación



El matrimonio es un hecho público ante la comunidad cristiana, que los cónyuges manifiestan en un documento que firman y que es ratificado por dos testigos.
1
El novio y la novia acuden cada uno a la parroquia donde viven y presentan:

 Certificado de la Partida de Bautismo. Si los contrayentes se bautizaron en una diócesis diferente a donde se casan, deben pedir la partida legalizada en el Obispado correspondiente.

 Certificado de Nacimiento del Juzgado (caducidad de 6 meses) de los novios.

 DNI de los novios.

Una vez entregados estos dos documentos, se acuerda con la Parroquia el día y hora en que se va a firmar la declaración jurada.

 

2. Formación



El cursillo prematrimonial es mucho más que juntarse para ensayar con el sacerdote que va a presidir la boda, es, ante todo, una ayuda a profundizar en los diferentes aspectos del sacramento del matrimonio y de la vida en pareja.

La Delegación Diocesana de Pastoral Familiar de Huelva organiza varios cursos al año. Si los novios no tienen disponibilidad para acudir a ninguno de estos cursos, deben comentarlo con la Parroquia.

3. Curso de Orientación al Matrimonio



¿Por qué?

Se detecta una correlación entres superficialidad del noviazgo y fracaso matrimonial o de la pareja. La vida actual exige una preparación mucho más cualificada al matrimonio, porque, hoy, ser familia y ser matrimonio es mucho más difícil que antes.

¿Para qué?

El curso de orientación al matrimonio es una oportunidad para reflexionar sobre la vida en pareja y en matrimonio, a través de los conocimientos y experiencias que imparten un equipo de expertos y que, además, se discuten en grupo.

El curso da respuesta a preguntas tales como: ¿os conocéis y os queréis de verdad?, ¿tenéis un proyecto común de vida matrimonial o de vivir en pareja?,¿qué es el matrimonio?; profundiza en los motivos por los que se casa la pareja y los objetivos de esta celebración.

¿A quién va dirigido?

• A todas las parejas que piensen contraer matrimonio en los próximos meses.

• A los jóvenes, a partir de 18 años, que quieran conocer y profundizar en el tema.

• A los jóvenes matrimonios que no pudieron hacerlo antes de casarse.

¿Cómo se accede?

1.      Hay que inscribirse en la Parroquia a la que se corresponde o al comienzo del curso en el Centro de Orientación.

2.      Se debe participar en las todas las sesiones de que consta el curso. Cada una de ellas se desarrolla en dos partes: exposición del tema y discusión en grupo.

Contenidos de las sesiones

 

1. Presentación y comunicación.
2. Psicología del hombre y de la mujer.
3. Amor
4. Vida íntima.
5. Paternidad responsable.
6. Convivencia familiar.
7. Matrimonio y sociedad.
8. Sacramento del matrimonio.

 

Fechas de los Cursillos:

 

Marca las fechas la Delegación Diocesana de Familia.  Pueden obtenerse en la Web del Obispado de Huelva y la Parroquia informa en sus noticias con antelación a cada cursillo.

4. Celebración

Celebrar el sacramento del Matrimonio es celebrar el amor de los contrayentes como signo del amor de Dios. La celebración tiene las siguientes partes:

 Acogida. El sacerdote que preside representa a Jesucristo y en su nombre acoge a la pareja, reúne a la comunidad y los introduce en el Sacramento del Amor;

 Palabra, Los fragmentos de la Biblia son Palabra de Dios. Jesús une la vida del futuro matrimonio, la convierte en amor y la acompaña en el camino.

 Sacramento, Cogidos de la mano, los contrayentes manifiestan su decisión de amarse para siempre. Dios los hace “uno” y los anillos simbolizan su fiel amor.

 Acción de Gracias, A Dios se le dan las gracias por medio de Jesucristo.

 Comunión, Si se celebra la Eucaristía, los novios reciben a Jesucristo, que los une y los abre para amar a los demás.

 

5. Debemos recordar que…

Para disfrutar de la celebración y que todos los que acompañan a los futuros esposos puedan participar plenamente en ella, ayudará tener en cuenta algunos detalles:

 Puntualidad. ¡Sed puntuales! Esto permitirá que la ceremonia se celebre con armonía, con recogimiento y sin interrupciones, que puedan deslucir el mensaje y sentimiento del acto.

 Participación. Todos los asistentes debemos procurar participar en la celebración. Hay que tener presente que hay partes de la Eucaristía que deben ser rezadas o cantadas por todos: el “Santo” y el “Padre Nuestro”.

 Fotografías. Elegid un solo fotógrafo (profesional o no) y decidle que hable previamente con el sacerdote encargado de la Iglesia donde celebráis la boda. Se pueden tomar fotografías en estos momentos:

• cuando los novios entran en al Iglesia;

• en la bendición y entrega de anillos y arras;

• a la salida final, después de la celebración.

 Vídeo. Si queréis vídeo, elegid a un solo operador. Realizará la filmación desde fuera del presbiterio, desde un sitio discreto, moviéndose lo menos posible.

 Flores. Los lugares más importantes de la celebración son el altar y el ambón, desde donde se proclama la Palabra. Sólo allí se colocan las flores, con sencillez y sin ostentación.

 Música. La música en la liturgia no tiene como finalidad “amenizar” la celebración, que no debe convertirse en un recital donde se toquen 14 o 16 piezas; más bien debe ayudarnos a rezar y a cantar.

 Limpieza. Hay muchos amigos y amigas de los novios que, inevitablemente, se encargan de llenar la puerta de la iglesia de arroz, confetis… Los novios pueden hablar previamente con los sacerdotes de la parroquia donde se van a casar para solucionar este problema y evitar así que las personas que vengan después no encuentren dificultades.

 Ofrenda. Los sacramentos no se compran ni se venden: son gratuitos. Pero las celebraciones originan unos gastos: limpieza de la Iglesia, luz, calefacción, mantenimiento, etc. Si los novios disponen, pueden participar en estos gastos con una ofrenda de 200 €. Se hará efectivo antes de la boda en Caja Rural del Sur al nº de cuenta: 3187 0228 08 2452828722