LITURGIA DEL DOMINGO 4º DE ADVIENTO “A”

22 DE DICIEMBRE DE 2013

Liturgia de las Horas – Cuarta semana del Salterio – Adviento.                                                              

 

RITOS INICIALES

 

CANTO DE ENTRADA.

Cielos destilad el rocío.  Nubes, derramad al justo.  Ábrase la tierra y brote al Salvador.  Ábrase la tierra y brote al Salvador.

 

Te daré los tesoros secretos, las riquezas escondidas, para que sepas que Yo soy el Señor, el Dios de Israel, que te ha llamado por tu nombre.

 

SALUDO, MONICIÓN, Y RITO DE LA CORONA DE ADVIENTO.

 

DESPUÉS DE ENCENDER LA VELA DE LA CORONA DE ADVIENTO.

Esperamos al Mesías con la lámpara de la fe y el amor.

 

Mantened la luz, una Virgen y madre, llena de gracia, nos dará al Enmanuel.

 

ORACIÓN COLECTA.

 

LITURGIA DE LA PALABRA

 

PRIMERA LECTURA.

Lectura del libro de Isaías 7, 10-14.

En aquél tiempo, el Señor habló a Acaz: “Pide una señal al Señor, tu Dios: en lo hondo del abismo o en lo alto del cielo.”

Respondió Acaz: “No la pido, no quiero tentar al Señor.”

Entonces dijo Dios: “Escucha, casa de David: ¿No os basta cansar a los hombres, que cansáis incluso a mi Dios?  Pues el Señor, por su cuenta, os dará una señal: Mirad: la virgen está encinta y da a luz un hijo, y le pondrá por nombre Emmanuel, que significa ´´Dios-con-nosotros“.”

                                     PALABRA DE DIOS

 

SALMO RESPONSORIAL. Salmo 23.

Antífona: Va a  entrar el Señor, él es el Rey de la gloria.

 

Del Señor es la tierra y cuanto la llena, el orbe y todos sus habitantes: él la fundó sobre los mares, él la afianzó sobre los ríos.

 

¿Quién puede subir al monte del Señor? ¿Quién puede estar en el recinto sacro?  El hombre de manos inocentes y puro corazón, que no confía en los ídolos.

 

Ése recibirá la bendición del Señor, le hará justicia el Dios de salvación.  Éste es el grupo que busca al Señor, que viene a tu presencia, Dios de Jacob.

SEGUNDA LECTURA. 

Lectura de la carta del apóstol San Pablo a los Romanos 1, 1-7.

 

Pablo, siervo de Cristo Jesús, llamado a ser apóstol, escogido para anunciar el Evangelio de Dios.

Este Evangelio, prometido ya por sus profetas en las Escrituras santas, se refiere a su Hijo, nacido, según la carne, de la estirpe de David; constituido, según el Espíritu Santo, Hijo de Dios, con pleno poder por su resurrección de la muerte: Jesucristo, nuestro Señor.

Por él hemos recibido este don y esta misión: hacer que todos los gentiles respondan a la fe, para gloria de su nombre.  Entre ellos estáis también vosotros, llamados por Cristo Jesús.

A todos los de Roma, a quienes Dios ama y ha llamado a formar parte de los santos, os deseo la gracia y la paz de Dios, nuestro Padre, y del Señor Jesucristo.

 PALABRA DE DIOS

 

ALELUYA.

Antífona: Mirad: la Virgen concebirá  y dará a luz un hijo y le pondrá por nombre Emmanuel, Dios-con-nosotros.

EVANGELIO.

Lectura del Santo Evangelio según San Mateo 1, 18-24

 

El nacimiento de Jesucristo fue de esta manera: María, su madre, estaba desposada con José y, antes de vivir juntos, resultó que ella esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo.

José, su esposo, que era justo y no quería denunciarla, decidió repudiarla en secreto.  Pero, apenas había tomado esta resolución, se le apareció en sueños un ángel del Señor que le dijo: “José, hijo de David, no tengas reparo en llevarte a María, tu mujer, porque la criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo.  Dará a luz un hijo, y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de los pecados.”

Todo esto sucedió para que se cumpliese lo que había dicho el Señor por el Profeta: “Mirad: la Virgen concebirá y dará a luz un hijo y le pondrá por nombre Emmanuel, que significa ´´Dios-con-nosotros“.”

Cuando José se despertó, hizo lo que le había mandado el ángel del Señor y se llevó a casa a su mujer.

PALABRA  DEL SEÑOR

 

HOMILÍA.

 

CREDO.

 

ORACIÓN DE LOS FIELES.

 

LITURGIA EUCARÍSTICA

 

OFERTORIO.

Canto:

En este mundo que Cristo que nos da, hacemos la ofrenda del pan.  El pan de nuestro trabajo sin fin y el vino de nuestro cantar.  Traigo ante Ti nuestra justa inquietud: Amar la justicia y la paz.

 

Saber que vendrás, saber que estarás, partiendo a los pobres tu pan.  (Bis)

 

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS.

 

PREFACIO Y SANTO.

 

PLEGARIA EUCARÍSTICA.

 

RITO DE LA COMUNIÓN

 

PADRE NUESTRO.

 

RITO DE LA PAZ.

 

CORDERO DE DIOS.

 

COMUNIÓN.

Canto:

La Virgen  sueña caminos, está a la espera; la Virgen sabe que el Niño está muy cerca.  De Nazaret a Belén hay una senda, por ella van los que creen en las promesas.

 

Los que soñáis y esperáis la Buena Nueva, abrid las puertas al Niño que está muy cerca.  El Señor cerca está, Él viene con la Paz.  El Señor cerca está, Él trae la verdad.

 

En estos días del año, el pueblo espera que venga pronto el Mesías a nuestra tierra.  En la ciudad de Belén, llama a las puertas, pregunta en las posadas y no hay respuesta.

 

La tarde ya lo sospecha, está alerta.  El sol le dice a la luna, que no se duerma.  A la ciudad de Belén vendrá una estrella, vendrá con todo el que quiere cruzar fronteras.

 

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN.

 

Ruega por nosotros,

Madre de la Iglesia.

 

Virgen del Adviento,

esperanza nuestra,

de Jesús la aurora,

del cielo la puerta.

 

Madre de los hombres,

de la mar la estrella,

llévanos a Cristo,

danos sus promesas.

 

Eres, Virgen Madre,

la de gracia llena,

del Señor la esclava,

del mundo la reina.

 

Alza nuestros ojos

hacia tu belleza,

guía nuestros pasos

a la vida eterna.

 

Ruega por nosotros,

Madre de la Iglesia.

 

(Himno de la Liturgia de las Horas – Adviento)

 

ORACIÓN.

 

RITO DE CONCLUSIÓN.

 

BENDICIÓN Y DESPEDIDA.

 

Canto.

Como una tarde tranquila, como un suave atardecer, era tu vida sencilla en el pobre Nazaret, y en medio de aquel silencio Dios te hablaba al corazón.

 

Virgen María, Madre del Señor, danos tu silencio y paz, para escuchar su voz.  Danos tu silencio y paz, para escuchar su voz.