La fórmula de la felicidad: la gratitud.