El papa Francisco explica que existe una relación entre la tierra, el purgatorio y el cielo.