DOMINGO 5º DEL TIEMPO ORDINARIO “A” – MONICIONES Y PETICIONES

 

MONICIONES                

Inicial.

 

El Señor nos reúne de nuevo para celebrar la Eucaristía en el domingo, el Día del Señor.  Iniciamos la lectura en el Evangelio del Sermón de la Montaña, proclamación central del mensaje de Jesús, del que este año omitimos las Bienaventuranzas, al coincidir el domingo pasado con la Fiesta de la Presentación del Señor y lo seguiremos hasta la Cuaresma.

 

Hoy, Jesús nos invita a ser sal que transforme esta tierra y luz que ilumine este mundo, porque el verdadero discípulo se deja ver por lo que hace; se deja sentir, aunque no se vea, por el sabor.  Que esta celebración nos alimente y fortalezca para poder serlo de verdad en nuestra vida diaria.

 

Y celebramos también la Campaña 55 de Manos Unidas contra el Hambre en el Mundo, que este año lleva por lema: “Un mundo nuevo, proyecto común”.  La Colecta será para Manos Unidas. Seamos generosos con los que carecen de casi todo.

 

Primera Lectura.

 

El profeta nos dice cual ha de ser nuestro obrar para ser sal y luz para el mundo.  El que promueve y libera a la persona es luz de Dios en el mundo.

 

Segunda Lectura.

 

San Pablo nos dice que, evangelizar es anunciar la Buena Nueva de Jesucristo, dando testimonio de su vida entregada y resucitada.  Para eso no hace falta sabiduría y poder humano, sino experiencia de Cristo en la vida.

 

Evangelio.

 

Nos disponemos a escuchar en el Evangelio un fragmento del Sermón de la Montaña, en él, Jesús nos recuerda que para ser sus discípulos, hemos de ser sal de la tierra y luz del mundo.

Puestos de pie cantamos aleluya.

 

PETICIONES        

 

  • Por la Iglesia, para que viva con fidelidad el mensaje del Evangelio y sea sal de la tierra y luz del mundo.  ROGUEMOS AL SEÑOR
  • Por los gobernantes de pueblos y naciones y los que tienen el poder económico, para que con sus decisiones la riqueza se distribuya de una forma más justa y nadie carezca de lo necesario.  ROGUEMOS AL SEÑOR
  • Por las personas que colaboran con Manos Unidas, dedicando tiempo, esfuerzo y ayuda económica, en la lucha contra la pobreza y el hambre, para que el Señor multiplique los resultados de su entrega generosa.  ROGUEMOS AL SEÑOR
  • Por los enfermos y los que están pasando momentos de dolor y dificultad.  ROGUEMOS AL SEÑOR
  • Por todos nosotros, para que la participación de la Eucaristía nos ayude a ser transmisores con nuestra vida del mensaje de Jesús.  ROGUEMOS AL SEÑOR