DOMINGO 5º DE CUARESMA “A” – MONICIONES Y PETICIONES

 

MONICIONES                

Inicial.

 

En nuestro camino hacia la Pascua, estamos ya a las puertas de la Semana Santa, que iniciaremos el próximo domingo, Domingo de Ramos.

 

Hoy la liturgia nos habla de Vida.  Luego escucharemos en el Evangelio la gran afirmación de Jesús: “Yo soy la resurrección y la vida: el que cree en mí, aunque haya muerto vivirá”.  A todos nos cuesta creer en estas palabras y, más aún vivirlas, pero ésta es nuestra fe y nuestra esperanza.

 

Primera Lectura.

 

Los que militan en destierro y servidumbre están como en el sepulcro.  El profeta no habla de resurrección, sino de vitalización para los que viven sin esperanza.  El Espíritu eterno, fuente de la vida, arrancará a su pueblo del botín de la muerte.

 

Segunda Lectura.

 

La presencia del Espíritu Santo en el cristiano es precisamente lo que garantiza la resurrección corporal.  Es, pues, improcedente plantearse una espiritualidad cristiana de espaldas al cuerpo, al mundo, a la Historia, a las realidades temporales.

 

Evangelio.

 

Cristo se ha manifestado como el Agua que apaga toda sed, como la Luz que vence toda tiniebla, y ahora se manifiesta como la Vida misma, vencedora de la muerte.  La resurrección de Lázaro es anuncio de su propia resurrección y promesa de resurrección para todos.

Recibimos la proclamación del Evangelio puestos de pie.

 

PETICIONES        

 

  • Por la Iglesia, para que sea siempre testigo de resurrección y esperanza.  ROGUEMOS AL SEÑOR

 

  • Por las Vocaciones.  Para que los jóvenes escuchen las llamadas que el Señor les hace, a seguirle desde el sacerdocio y la vida consagrada.  ROGUEMOS AL SEÑOR

 

  • Por los pueblos que en estos momentos viven situaciones de guerra y de inestabilidad, para que puedan encontrar caminos de concordia y de paz.  ROGUEMOS AL SEÑOR

 

  • Por los que tienen su vida marcada por el sufrimiento, para que encuentren la ayuda de los que les rodean y la fuerza de Dios para llevar la cruz.  ROGUEMOS AL SEÑOR

 

  • Por los que como Marta y María pasan por el momento doloroso de perder a un ser querido, para que la Palabra de Dios ponga esperanza de sus vidas.  ROGUEMOS AL SEÑOR

 

  • Por todos nosotros, para que la participación de la Eucaristía haga crecer nuestros lazos comunitarios y lleguemos a ser una verdadera familia cristiana.  ROGUEMOS AL SEÑOR