DOMINGO 4º DE PASCUA “A” – MONICIONES Y PETICIONES

 

MONICIONES                

Inicial.

 

El Señor nos reúne de nuevo para celebrar la Eucaristía en este 4º domingo de Pascua, en el que Cristo se presenta ante nosotros como el Buen Pastor.

 

También la Iglesia celebra en este día la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones, que este año lleva por lema “Sal a darlo todo”.  Jesús, Buen Pastor, ha dado su vida por nosotros y nos conduce hacia la vida plena.  Y su Iglesia, en el mundo de hoy, como en tiempos de Jesús, experimenta la necesidad de que la mies es abundante, pero los obreros pocos.

 

Iniciamos esta celebración recordando nuestro bautismo con la aspersión del agua sobre nuestras cabezas y renovando nuestra adhesión a Cristo, Buen Pastor, que nos llama a seguirle.

 

Primera Lectura.

 

La importante predicación de Pedro impresionó a los que le escuchaban, siendo muchos los que se convirtieron y bautizaron.  Hoy, también nos la dirige a nosotros.

 

Segunda Lectura.

 

La carta de San Pedro nos recuerda que, Jesucristo nuestro pastor y guardián, tras dar su vida por nosotros, nos congrega en torno a él.

 

Evangelio.

 

Jesús se nos presenta hoy en el Evangelio como la puerta del aprisco: sólo a través de él podremos entrar en el camino para llegar a Dios que nos ofrece la salvación.

Aclamamos al Evangelio cantando Aleluya puestos de pie.

 

PETICIONES        

 

  • Por el Papa, los Obispos, sacerdotes y diáconos, para que en su servicio a la Iglesia sean como Tú, verdaderos pastores para tu pueblo.  ROGUEMOS AL SEÑOR.

 

  • Por las personas que han sabido decir “si” a la llamada que han recibido de Ti y que, como sacerdotes, religiosos o laicos, entregan su vida al servicio del Evangelio en nuestro mundo. ROGUEMOS AL SEÑOR.

 

  • Por las Vocaciones.  Para que el Señor, dueño de la mies, suscite vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada, dispuestas a darlo todo, con una entrega generosa.  ROGUEMOS AL SEÑOR.

 

  • Por todas las naciones de la tierra, para que sea posible la paz y la justicia, impulsadas a través del ejercicio honrado y comprometido de sus dirigentes.  ROGUEMOS AL SEÑOR.

 

  • Por todos nosotros, para que la participación de la Eucaristía nos ayude a dar testimonio en nuestro entorno de la alegría de saberte caminando a nuestro lado como Buen Pastor y te sigamos.  ROGUEMOS AL SEÑOR