DOMINGO 3º DEL TIEMPO ORDINARIO “A” – MONICIONES Y PETICIONES

 

MONICIONES                

Inicial.

 

Jesús, en el inicio de su vida pública, hace una llamada general a la conversión y va llamando a distintas personas para que le sigan, para que sean pescadores de hombres.  Hoy, como entonces, Jesús nos sigue llamando a cada uno por nuestro nombre y nos reúne cada domingo en torno al altar.

 

La respuesta de los primeros discípulos fue valiente, lo dejaron todo, se fiaron del Señor y le siguieron.  Quizás, hoy es un buen momento para revisar cómo va siendo vuestra respuesta a esa llamada del Señor, si es decidida y generosa o le ponemos toda clase de pegas.  Vamos a dejarnos iluminar por el Señor, que es luz y salvación para todos.

 

Hoy celebramos la Jornada de la Infancia Misionera y el Señor quiere que siga llegando su mensaje hasta los confines del mundo.  La Colecta será para las misiones.

 

Primera Lectura.

 

Vamos a escuchar la profecía de Isaías, que luego veremos hecha realidad en el Evangelio.  Que de una región poco valorada y pagana, saldría una luz grande.

 

Segunda Lectura.

 

San Pablo ya detectaba en su carta la división entre los primeros cristianos.  División que seguimos viviendo y sufriendo en nuestros días.  Jesús es el único camino de la unidad.

 

Evangelio.

 

El Evangelio ve hecho realidad la profecía de Isaías, que enmarca el inicio de la vida pública de Jesús, llamando a la conversión y haciendo seguidores suyos a los primeros discípulos.

Puestos de pie cantamos aleluya.

 

PETICIONES        

 

  • Por la Iglesia, para que sea luz para todos los hombres y testigo fiel del Evangelio en el mundo.  ROGUEMOS AL SEÑOR
  • Por las misiones, para que nunca falten personas que entreguen su vida a hacer llegar el mensaje del Evangelio a todos los rincones del mundo.  ROGUEMOS AL SEÑOR
  • Por los misioneros, para que reflejen el rostro de Cristo en todas las acciones y trabajos que realizan.  ROGUEMOS AL SEÑOR
  • Por los niños que sufren los horrores de la guerra, el hambre, malos tratos y vejaciones, para que cesen estas atrocidades y puedan tener una infancia feliz.  ROGUEMOS AL SEÑOR
  • Por todos nosotros, para que la participación de la Eucaristía nos ayude a responder con generosidad a la llamada que el Señor nos hace a seguirle y a ser pescadores de hombres. ROGUEMOS AL SEÑOR