DOMINGO 33 DEL TIEMPO ORDINARIO “C” – MONICIONES Y PETICIONES

 

MONICIONES

 

Inicial. 

 

Dios nos ha reunido de nuevo en este domingo para ofrecernos la guía de su Palabra y el alimento del Cuerpo y la Sangre de Jesucristo.  La Palabra y la Comunión nos ayudan a sentirnos familia: una gran familia de hermanos y hermanas: la Iglesia.

 

Hoy, penúltimo domingo del año litúrgico, celebramos el Día de la Iglesia Diocesana, este año bajo el lema La Iglesia con todos, al servicio de todos.  Damos gracias por los dones que Dios nos ha ofrecido a través de nuestras parroquias, movimientos y grupos.  Y pedimos al Señor que nuestras familias sean verdaderamente pequeñas iglesias domésticas y que vivamos nuestra fe, arropados en la Iglesia, la gran familia de los hijos de Dios.

 

Primera Lectura.

 

El profeta anuncia la purificación del mundo por el fuego, pero también anuncia un sol de justicia y salvación para los que aman a Dios.

 

Segunda Lectura.

 

San Pablo nos advierte que, la esperanza en la venida del Señor no debe apartarnos del trabajo de cada día, en el que debemos ser ejemplo.

 

Evangelio.

 

Jesús nos invita en el Evangelio a la esperanza y confianza en él, en medio de las dificultades, luchas y catástrofes que van a rodear nuestra vida.

Puestos de pie cantamos aleluya.

 

PETICIONES        

 

  • Por el Papa Francisco, nuestro Obispo José Vilaplana y los sacerdotes y diáconos de nuestra diócesis, para que el Señor les conceda acierto en sus decisiones.  ROGUEMOS AL SEÑOR
  • Por nuestros religiosos y religiosas, para que ofrezcan lo mejor de sí mismos a la Iglesia diocesana y cuenten con el aprecio y apoyo de todos los cristianos.  ROGUEMOS AL SEÑOR
  • Por todos los fieles laicos, para que, con el apoyo de los pastores, anuncien el Evangelio en el mundo con palabras y obras.  ROGUEMOS AL SEÑOR
  • Por vuestra diócesis de Huelva, para que en ella florezcan las vocaciones sacerdotales y nuestras parroquias puedan disponer así de los presbíteros necesarios.  ROGUEMOS AL SEÑOR
  • Por las personas que sufren, para que puedan sentir el consuelo de Dios y la solidaridad de los hermanos.  ROGUEMOS AL SEÑOR
  • Por todos nosotros, para que la participación de la Eucaristía nos ayude a tomar conciencia de nuestra misión de bautizados y nos lleve al compromiso activo, dentro y fuera de la Iglesia.  ROGUEMOS AL SEÑOR