DOMINGO 30 DEL TIEMPO ORDINARIO “C” – MONICIONES Y PETICIONES

 

MONICIONES

Inicial.

 

De nuevo nos hemos reunido para celebrar la Eucaristía en el domingo, el Día del Señor.

 

Él reúne en torno suyo a todos los hombres, pero se fija con especial amor en el pobre, el humilde el afligido.  Es necesario que cada uno nos despojemos de nuestras comodidades, de nuestra soberbia y nos hagamos humildes con el más humilde, porque sólo así podremos experimentar la gracia salvadora de Dios y anunciar su salvación.

 

Primera Lectura.

 

El sabio nos explica cómo actúa Dios.  Lo que él ama y quiere y lo que rechaza.  La voz del pobre y del oprimido siempre llega al corazón de Dios.

 

Segunda Lectura.

 

San Pablo, sintiendo que su final está próximo, vuelve los ojos hacia atrás, repasa su vida y hace un resumen lleno de fe y esperanza.

 

Evangelio.

 

Jesús nos invita en el Evangelio a acercarnos a Dios con humildad.  Sólo así podremos experimentar su amor, reconociendo que lo que somos es por su gracia y no por nuestros méritos.

Puestos de pie cantamos aleluya.

 

PETICIONES        

 

  • Por la Iglesia, para que anuncie el Evangelio de Jesús a todos los hombres, con especial compromiso hacia los pobres.  ROGUEMOS AL SEÑOR
  • Por todos los que tienen responsabilidades de gobierno en pueblos y naciones, para que piensen prioritariamente en el que más sufre.  ROGUEMOS AL SEÑOR
  • Por todos los cristianos, para que podamos decir un día como San Pablo, he combatido bien mi combate, he corrido hasta la meta, he mantenido la fe.  ROGUEMOS AL SEÑOR
  • Por tantas personas que a diario pierden la vida de forma inesperada, para que el Señor los acoja con misericordia y sean para nosotros llamada a vivir preparados para ese encuentro.  ROGUEMOS AL SEÑOR
  • Por todos nosotros, para que la participación de la Eucaristía nos lleve a poner nuestra vida con sencillez, al servicio de Dios y de los hermanos.  ROGUEMOS AL SEÑOR