DOMINGO 2º DESPUÉS DE NAVIDAD – MONICIONES Y PETICIONES

 

MONICIONES

     

Inicial. 

 

De nuevo nos reunimos para celebrar la Eucaristía en el domingo, el Día del Señor, que hoy es como un eco de la fiesta de Navidad, como escucharemos en las lecturas.

 

Dios es el principio y el fin, y hacia Él nos atrae a todos.  Pero a la vez es el Dios del camino, que comparte con nosotros todos los avatares de la marcha, la fatiga y la esperanza de cada jornada.  Dios hecho hombre en Jesús, pone su tienda junto a la nuestra en este campamento inmenso que es el mundo y en este continuo acampar y descampar que es la historia humana.  La Palabra es luz y es vida, es gracia y es verdad para el mundo, recibámosla en nuestro corazón para que se haga vida en nosotros.

 

Primera Lectura.

 

La Sabiduría es bendita entre todas las Potestades, porque es la ciencia de Dios.  Es enviada a su pueblo para establecer allí su morada, enseñarlo y ofrecer a Dios un culto agradable.

 

Segunda Lectura.

 

También nosotros necesitamos espíritu de sabiduría para conocer nuestra elección y vocación, nuestra dignidad y esperanza.  No dejemos de bendecir a dios que nos amó en Jesús.

 

Evangelio.

 

Jesús es la Palabra definitiva de Dios a la humanidad.  Y es una Palabra asequible, porque no se ha encerrado en ningún sitio oculto, sino que acampa en medio de esta humanidad peregrina.

Puestos de pie cantamos aleluya.

 

PETICIONES        

 

  • Por la Iglesia, para que viva y sea portadora del Evangelio de Jesús, luz y esperanza para todos los hombres. ROGUEMOS AL SEÑOR

 

  • Por las Vocaciones.  Para que el Señor suscite vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada, y les ayudemos a crecer en el seno de nuestras familias y comunidades.  ROGUEMOS AL SEÑOR

 

  • Por los misioneros y evangelizadores, ministros de la Palabra, catequistas y todos los cristianos, para que sepamos transmitir con la palabra y con la vida, la Buena Noticia de Jesús. ROGUEMOS AL SEÑOR

 

  • Por todos los cristianos, para que en este año que comenzamos, crezca el amor de Dios en nuestras vidas, mediante la oración y el servicio a los demás. ROGUEMOS AL SEÑOR

 

  • Por todos nosotros, para que la participación de la Eucaristía nos ayude a acoger y meditar en nuestro corazón, como María, la Palabra de Dios.  ROGUEMOS AL SEÑOR