DOMINGO 2º DEL TIEMPO ORDINARIO “A” – MONICIONES Y PETICIONES

 

MONICIONES

     

Inicial. 

 

Tras el Adviento y la Navidad, iniciamos los domingos del Tiempo que llamamos Ordinario, y que en una primera parte llegará hasta el 5 de Marzo, Miércoles de Ceniza, con el que iniciaremos la Cuaresma.

 

Este domingo seguimos en el mismo punto donde lo dejamos el domingo pasado, el río Jordán.  Contemplábamos el cielo abierto y el Espíritu que bajaba y daba testimonio de Jesús: él es el Hijo amado del Padre.  Cuando el cielo se abre ya no vuelve a cerrarse y cada vez que escuchamos la Palabra de Dios, en cada acontecimiento de nuestra vida, en cada hombre y mujer que nos rodean, Dios nos sale al encuentro y nos dice de Jesucristo: este es mi Hijo, el Hijo de Dios.

 

Hoy se celebra la Jornada Mundial del Emigrante y del Refugiado, con el lema “Emigrantes y Refugiados: hacia un mundo mejor”.  También nos encontramos en el Octavario de Oración por la Unidad de los Cristianos que del 18 al 25 de Enero celebra cada año la Iglesia. Oremos para que esa unidad pueda ser realidad.

 

Primera Lectura.

 

El profeta Isaías nos presenta al siervo de Dios, al que se le ha confiado la misión de reunir al pueblo de Israel y ser luz de las naciones, salvación para todos.

 

Segunda Lectura.

 

Iniciamos hoy la lectura de una de las cartas más importantes de San Pablo y la seguiremos en domingos sucesivos.  La dirige no solo a Corinto, sino a todos los que tienen como único Señor a Jesucristo.

 

Evangelio.

 

Juan nos presenta a Jesús como el Cordero de Dios, el Mesías esperado, el que tenía que venir y va a bautizar con Espíritu Santo.  También nosotros podemos dar este testimonio.

Puestos de pie cantamos aleluya.

 

PETICIONES        

 

  • Por la Iglesia, para que sea signo vivo de Jesucristo en medio del mundo.  ROGUEMOS AL SEÑOR
  • Por los Emigrantes y Refugiados, para que todos seamos una sola familia humana.  ROGUEMOS AL SEÑOR
  • Por la unidad de los cristianos, para que la tan ansiada unidad, que ya Cristo pedía al Padre, pueda ser una realidad.  ROGUEMOS AL SEÑOR
  • Por todas las naciones, para que progresen en la justicia, la libertad y la paz.  ROGUEMOS AL SEÑOR
  • Por los enfermos y los que están pasando momentos de dolor y dificultad.  ROGUEMOS AL SEÑOR
  • Por todos nosotros, para que la participación de la Eucaristía nos ayude a decir cada día: “Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad”.  ROGUEMOS AL SEÑOR