DOMINGO 2º DE CUARESMA “A” – MONICIONES Y PETICIONES

 

MONICIONES

     

Inicial. 

 

En nuestro camino hacia la Pascua, en este segundo domingo de Cuaresma, pasamos del desierto a lo alto de la montaña.

 

Hoy, las lecturas nos hablan de vocación y son una llamada a salir de nosotros, a no instalarnos.  También recibiremos la invitación de escuchar a Jesús como Hijo de Dios.

 

En este marco celebramos el Día del Seminario, este año bajo el lema: “La alegría de anunciar el Evangelio”.  Vamos a pedir por los seminaristas y por las vocaciones al sacerdocio.  La colecta será para ayudar al sostenimiento del Seminario de nuestra Diócesis.

 

Primera Lectura.

 

Escucharemos ahora una lectura muy breve del Antiguo Testamento, pero que marca un momento decisivo de la historia de la salvación.  Abrahán escucha la llamada de Dios y por su respuesta y disponibilidad, es considerado modelo para los creyentes de todos los tiempos.

 

Segunda Lectura.

 

San Pablo nos invita a todos, como a Timoteo, a tomar parte activa en la evangelización, cada uno según las fuerzas que Dios nos da.  Jesús, Buena Noticia, es nuestra salvación.

 

Evangelio.

 

Seguir a Jesús no es fácil.  Nos podemos desalentar ante las dificultades.  Jesús, al manifestarse en el monte Tabor, desvela a sus discípulos el triunfo sobre la muerte.  La voz de la nube nos recuerda que, lo esencial para seguir a Jesús es escucharle.  Sólo la escucha hace posible la respuesta.

Para escuchar el Evangelio nos ponemos de pie.

 

PETICIONES        

 

  • Por la Iglesia, por el Papa Francisco y todos los pastores que entregan su vida al servicio de los demás.  ROGUEMOS AL SEÑOR
  • Por nuestra Diócesis de Huelva y nuestro Obispo José, para que crezcamos en la fidelidad al evangelio y en la comunión entre todos.  ROGUEMOS AL SEÑOR
  • Por nuestro Seminario, sus formadores y seminaristas, y para que el Señor suscite vocaciones al sacerdocio, que experimenten la alegría de anunciar el Evangelio.  ROGUEMOS AL SEÑOR
  • Por los jóvenes, para que como Abrahán, escuchen las llamadas del Señor a seguirle y sean generosos en responderle.  ROGUEMOS AL SEÑOR
  • Por todos nosotros, para que la participación de la Eucaristía nos ayude a dar un sí confiado a Dios, cuando nos lleva por caminos distintos a los que nosotros querríamos recorrer. ROGUEMOS AL SEÑOR