DOMINGO 29 DEL TIEMPO ORDINARIO “C” – MONICIONES Y PETICIONES

 

MONICIONES

Inicial. 

 

Cuando nos reunimos cada domingo para celebrar la Eucaristía, lo más importante que hacemos es dar gracias a Dios por su salvación, y recibir el alimento de la Palabra y del Cuerpo de Cristo.

 

Pero junto a esto, hacemos también otra cosa muy importante.  Nos ponemos ante el Señor con toda nuestra vida, y le presentamos nuestros deseos, nuestras necesidades y nuestras dificultades, porque sabemos que él nos escucha y nos llena con su amor.  Ponemos nuestra confianza en Dios, que siempre escucha la oración de sus Hijos.

 

Hoy celebramos la Jornada Mundial de las Misiones, el DOMUND, con el lema “Fe + Caridad = Misión”, y tiene como finalidad, en palabras del Papa Francisco, “animar y profundizar la conciencia misionera de cada bautizado y de cada comunidad, ya sea llamando a la necesidad de una formación misionera más profunda de todo el Pueblo de Dios, ya sea alimentando la sensibilidad de las comunidades cristianas a ofrecer su ayuda para favorecer la difusión del Evangelio en el mundo”.  La Colecta será para las misiones.  Seamos generosos.

 

Primera Lectura.

 

La vida a veces, es difícil para todos, como le sucedió al pueblo de Israel.  Pero la oración insistente de Moisés lo salvó. Nuestra oración también contribuye a hacer un mundo mejor.

 

Segunda Lectura.

 

San Pablo en su carta nos pide dos cosas: permanecer en la fe en Cristo Jesús y proclamar la Palabra de Dios sin desánimo y sin cansancio, en definitiva, ser misioneros.

 

Evangelio.

 

Jesús nos invita en el Evangelio a ser perseverantes en la oración, convencidos de que Dios nos oye y siempre escucha nuestras súplicas.

Puestos de pie cantamos aleluya.

 

PETICIONES        

 

  • Por la Iglesia, para que sea testigo de esperanza ante el mundo con la palabra y las obras.  ROGUEMOS AL SEÑOR
  • Por los que no creen en Cristo, para que puedan llegar a descubrir la alegría del Evangelio.  ROGUEMOS AL SEÑOR
  • Por la Iglesia de los países de misión, para que sea luz de esperanza en medio de sus pueblos, y fuente de renovación para toda la Iglesia.  ROGUEMOS AL SEÑOR
  • Por los misioneros y misioneras que en todas las partes del mundo anuncian el Evangelio, para que sientan la paz y la fortaleza de Dios que les bendice y les acompaña en su labor. ROGUEMOS AL SEÑOR
  • Por todos nosotros, para que la participación de la Eucaristía nos ayude a sentirnos responsables de la acción misionera de la Iglesia y contribuyamos a ella según nuestras posibilidades.  ROGUEMOS AL SEÑOR