DOMINGO 27 DEL TIEMPO ORDINARIO “C” – MONICIONES Y PETICIONES

 

MONICIONES

Inicial. 

 

Guiados por la fe, nos hemos reunido para celebrar la Eucaristía en el Día del Señor.  Una fe que hemos recibido, que hemos de hacer vida en nosotros y que hemos de transmitir.

 

Hoy, como los Apóstoles, pedimos al Señor que aumente nuestra fe.  Que este encuentro, en el que Jesús nos va a alimentar con su Palabra y con su Cuerpo, nos lleve a fiarnos del Señor, a poner lo poco o lo mucho que cada uno somos al servicio de nuestros hermanos, al servicio del Reino de Dios en la tierra.  Sólo así podremos decir al final de cada jornada “Somos unos pobres siervos, hemos hecho lo que teníamos que hacer”.

 

Primera Lectura.

 

En las palabras del profeta escucharemos una pregunta que muchos se hacen: ¿Por qué Dios permite los males?  Pero escucharemos igualmente la respuesta de Dios: debemos tener fe y esperar el cumplimiento de las promesas.

 

Segunda Lectura.

 

San Pablo nos invita en su carta a Timoteo, a vivir a fondo el don recibido y a trabajar con valentía en la dura tarea de la evangelización.  Un mensaje válido hoy para nosotros.

 

Evangelio.

 

Jesús nos invita en el Evangelio a confiar en la fuerza de la fe y a trabajar desinteresadamente en la construcción del Reino de Dios.

Puestos de pie cantamos aleluya.

 

PETICIONES        

 

  • Por la Iglesia, para que trabaje con valentía en la evangelización del mundo actual.  ROGUEMOS AL SEÑOR
  • Por las Vocaciones. Para que el Señor suscite vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada.  ROGUEMOS AL SEÑOR
  • Por los cristianos, para que el Señor dé fortaleza a nuestra fe y nos ayude a dar testimonio de ella ante el mundo.  ROGUEMOS AL SEÑOR
  • Por los niños y jóvenes que en breve van a iniciar la catequesis, para que sea un tiempo en el que profundicen en el conocimiento de la Buena Noticia de Jesús.  ROGUEMOS AL SEÑOR
  • Por los gobernantes de pueblos y naciones, para que trabajen por la paz, la justicia y la libertad de todos los hombres.  ROGUEMOS AL SEÑOR
  • Por todos nosotros, para que la participación de la Eucaristía nos impulse a trabajar para que el Evangelio sea conocido, amado y vivido.  ROGUEMOS AL SEÑOR