DOMINGO 24 DEL TIEMPO ORDINARIO “C” – MONICIONES Y PETICIONES

 

MONICIONES

Inicial.

 

Como cada domingo, estamos reunidos para celebrar la Eucaristía dominical, respondiendo a la llamada que el Señor nos hace.

 

A la Eucaristía, encuentro de reconciliación y comunión, venimos conscientes de que necesitamos el perdón de Dios, Padre misericordioso.  Este encuentro liberador nos debe llenar de alegría, porque, como en las parábolas del Evangelio que luego escucharemos, hemos encontrado algo valioso.

 

Iniciamos la celebración abriendo nuestro corazón al perdón del Padre.

 

Primera Lectura.

 

El pueblo de Israel, en pleno desierto, al pie del Sinaí, se desvía del camino de Dios, que le había liberado de Egipto.  Un grave pecado que merecía un buen castigo, pero Moisés intercede a favor de su pueblo y Dios se arrepiente de su amenaza.

 

Segunda Lectura.

 

Pablo, en su carta, hace una acción de gracias a Dios, por haberle hecho experimentar su misericordia y su bondad, confiándole una misión importante.

 

Evangelio.

 

Escuchemos la buena noticia del Evangelio, con un corazón confiado, porque tenemos un Padre bueno y misericordioso, que se alegra de la conversión del pecador y siempre acoge y perdona.

Puestos de pie cantamos aleluya.

 

PETICIONES        

 

  • Por la Iglesia, para que sea siempre acogedora y portadora del perdón y la misericordia de Dios.  ROGUEMOS AL SEÑOR
  • Por las víctimas de la violencia, el terrorismo, las guerras, los accidentes y sus familias.  ROGUEMOS AL SEÑOR
  • Por los que tienen un futuro laboral incierto, para que cambien los criterios y actitudes de nuestra sociedad económica y miren más por las personas.  ROGUEMOS AL SEÑOR
  • Por los maestros y educadores, para que con su labor ayuden a construir un mundo de personas libres, conscientes y generosas.  ROGUEMOS AL SEÑOR
  • Por todos nosotros, para que la participación de la Eucaristía nos haga experimentar la alegría de sentirnos acogidos, amados y perdonados por Dios.  ROGUEMOS AL SEÑOR