LITURGIA DEL DOMINGO 16 DEL TIEMPO ORDINARIO “C”

 

 

21 DE JULIO DE 2013

Liturgia de las Horas – Cuarta semana del Salterio

 

R I T O S    I N I C I A L E S

 

CANTO DE ENTRADA.

 

Reunidos en el nombre del Señor que nos ha congregado ante su altar, celebremos el misterio de la fe bajo el signo del amor y la unidad.  Celebremos el misterio de la fe bajo el signo del amor y la unidad.

 

Tú, Señor, das sentido a nuestra vida, tu presencia nos ayuda a caminar, tu Palabra es fuente de agua viva que nosotros sedientos a tu mesa venimos a buscar.

SALUDO Y  MONICIÓN.

 

ACTO PENITENCIAL.

 

GLORIA.

 

ORACIÓN COLECTA.

LITURGIA DE LA PALABRA

PRIMERA LECTURA.

Lectura del libro del Génesis 18, 1‑10a

 

En aquellos días, el Señor se apareció a Abrahán junto a la encina de Mambré, mientras él estaba sentado a la puerta de la tienda, porque hacía calor. Alzó la vista y vio a tres hombres en pie frente a él. Al verlos, corrió a su encuentro desde la puerta de la tienda y se prosternó en tierra, diciendo: «Señor, si he alcanzado tu favor, no pases de largo junto a tu siervo. Haré que traigan agua para que os lavéis los pies y descanséis junto al árbol. Mientras, traeré un pedazo de pan para que cobréis fuerzas antes de seguir, ya que habéis pasado junto a vuestro siervo.» 

Contestaron: «Bien, haz lo que dices.»

Abrahán entró corriendo en la tienda donde estaba Sara y le dijo: «Aprisa, tres cuartillos de flor de harina, amásalos y haz una hogaza.»

Él corrió a la vacada, escogió un ternero hermoso y se lo dio a un criado para que lo guisase en seguida. Tomó también cuajada, leche, el ternero guisado y se lo sirvió. Mientras él estaba en pie bajo el árbol, ellos comieron.

Después le dijeron: «¿Dónde está Sara, tu mujer?»

Contestó: «Aquí, en la tienda.»

Añadió uno: «Cuando vuelva a ti, dentro del tiempo de costumbre, Sara habrá tenido un hijo.»

 

PALABRA DE DIOS

 

SALMO RESPONSORIAL. Salmo 14.

Antífona: Señor, ¿quién puede hospedarse en tu tienda?

 

El que procede honradamente y practica la justicia, el que tiene intenciones leales y no calumnia con su lengua.

 

El que no hace mal a su prójimo ni difama al vecino, el que considera despreciable al impío y honra a los que temen al Señor.

 

El que no presta dinero a usura ni acepta soborno contra el inocente. El que así obra nunca fallará.

 

SEGUNDA LECTURA. 

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Colosenses 1, 24‑28

 

Hermanos:

Ahora me alegro de sufrir por vosotros: así completo en mi carne los dolores de Cristo, sufriendo por su cuerpo que es la Iglesia, de la cual Dios me ha nombrado ministro, asignándome la tarea de anunciaros a vosotros su mensaje completo: el misterio que Dios ha tenido escondido desde siglos y generaciones y que ahora ha revelado a sus santos.

A éstos ha querido Dios dar a conocer la gloria y riqueza que este misterio encierra para los gentiles: es decir, que Cristo es para vosotros la esperanza de la gloria.

Nosotros anunciamos a ese Cristo; amonestamos a todos, enseñamos a todos, con todos los recursos de la sabiduría, para que todos lleguen a la madurez en su vida en Cristo.

 

PALABRA DE DIOS

 

ALELUYA.

Antífona: Dichosos los que con un corazón noble y generoso guardan la palabra de Dios y dan fruto perseverando.

 

EVANGELIO.

Lectura del santo evangelio según san Lucas 10, 38-42

 

En aquel tiempo, entró Jesús en una aldea, y una mujer llamada Marta lo recibió en su casa.

Ésta tenía una hermana llamada María, que, sentada a los pies del Señor, escuchaba su palabra.

Y Marta se multiplicaba para dar abasto con el servicio; hasta que se paró y dijo: «Señor, ¿no te importa que mi hermana me haya dejado sola con el servicio? Dile que me eche una mano.»

Pero el Señor le contestó: «Marta, Marta, andas inquieta y nerviosa con tantas cosas; solo una es necesaria. María ha escogido la parte mejor, y no se la quitarán.»

PALABRA  DEL SEÑOR

 

HOMILÍA.

 

CREDO.

 

ORACIÓN DE LOS FIELES.

 

LITURGIA EUCARÍSTICA

 

OFERTORIO.

Canto:

Bendito seas, Señor, por este pan y este vino que generoso nos diste para caminar contigo, y serán para nosotros alimento en el camino.

 

Te ofrecemos el trabajo, las penas y la alegría, el pan que nos alimenta y el afán de cada día.

 

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS.

 

PREFACIO Y SANTO.

 

PLEGARIA EUCARÍSTICA.

 

RITO DE LA COMUNIÓN

 

PADRE NUESTRO.

 

RITO DE LA PAZ.

 

CORDERO DE DIOS.

 

COMUNIÓN.

Canto:

Oh Señor delante de Ti mis manos abiertas reciben tu pan; Oh Señor, espiga de amor, llena mi corazón.

 

Y entre tus manos Oh Señor, guárdanos, guárdanos, dinos lo que es amor.   Y entre tus manos Oh Señor, guárdanos, guárdanos, dinos lo que es amor.  

 

Oh Señor, sendero de amor, mi alma en silencio escucha tu voz; Oh Señor, Maestro y Pastor, dinos lo que es amor.

 

Oh Señor, con fe y hermandad, mi Pueblo celebra la Fiesta Pascual; Oh Señor, en torno a tu altar, sella nuestra amistad.

 

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN.

 

Gracias, Señor, por ser nuestra fuerza y nuestro alimento.

 

Enséñanos a escuchar y meditar tu Palabra en nuestro corazón, y, a hacerla vida en nosotros.

 

En este mundo en que todos andamos agitados, inquietos y nerviosos, da paz y sosiego a nuestras vidas.

 

La paz que tú transmites.

La paz del silencio, de la oración, de la escucha de tu Palabra.

La paz que da el gastarse por los demás.

La paz que da el acogerte en el enfermo, el anciano, el niño, el pobre, el marginado, el inmigrante,…

La paz que sólo tu presencia nos da.

 

Que sepamos acoger y acogerte.  Gracias, Señor.

 

ORACIÓN.

 

RITO DE CONCLUSIÓN.

 

BENDICIÓN Y DESPEDIDA.

 

Canto.

Hoy, Señor, te damos gracias, por la vida la tierra y el sol.  Hoy, Señor, queremos cantar las grandezas de tu amor.

 

Gracias, Padre, tú guías mis pasos, tú eres la luz y el camino, conduces a ti mi destino, como llevas los ríos al mar.