DOMINGO 14 DEL TIEMPO ORDINARIO “A” – MONICIONES Y PETICIONES

 

MONICIONES                

Inicial.

 

Terminadas ya todas las fiestas, continuamos hoy los domingos del Tiempo que llamamos Ordinario, que llegarán hasta finales de Noviembre, cuando con el Adviento comenzaremos un nuevo año litúrgico.  Domingo tras domingo seguiremos los hechos y palabras de Jesús a través del Evangelio que nos narra San Mateo.

 

En este mundo nuestro tan marcado por el dolor y la injusticia, por las prisas y el agobio, Jesús nos invita a llevar a todas partes su modo de actuar: humilde, sencillo, cercano a los pobres y a los que sufren, que acoge y libera.  Un modo de actuar que tiene su fundamento en una profunda confianza en Dios, que es amor y bondad.

 

Este primer domingo de Julio, celebramos también la Jornada de responsabilidad en el tráfico, este año bajo el lema: “Jesús se acercó y se puso a caminar con ellos”.

 

Primera Lectura.

 

Esta lectura de Zacarías, nos recordará al Domingo de Ramos.  Nos habla de un rey que entra montado en un humilde asno, no en un caballo, símbolo de poder.  Ese rey es Jesús, rey de pobres y sencillo, al que nosotros queremos seguir.

 

Segunda Lectura.

 

San Pablo nos invita en este fragmento de su carta a los Romanos a vivir según el Espíritu de Jesús.  Sólo en él hallaremos vida.

 

Evangelio.

 

Jesús nos dice que, para poder sentirnos acogidos y amados, hemos de ser como él, mansos y humildes de corazón.  Sólo a los humildes y sencillos se revela Dios.

Puestos de pie cantamos aleluya.

 

PETICIONES        

 

  • Por la Iglesia, para que sea acogedora con todos, en especial con los que se sienten rechazados y marginados.  ROGUEMOS AL SEÑOR
  • Por las Vocaciones.  Para que surjan en nuestras comunidades vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada y les ayudemos a crecer.  ROGUEMOS AL SEÑOR
  • Por los conductores, hoy que celebramos la Jornada de responsabilidad en el tráfico, para que seamos prudentes y respetuosos con las normas de la circulación y con la vida de las personas.  ROGUEMOS AL SEÑOR
  • Por los países y personas que viven la pobreza y la marginación, para que reciban lo que en justicia les corresponde, cesando el egoísmo de los países privilegiados.  ROGUEMOS AL SEÑOR
  • Por todos nosotros, para que la participación de la Eucaristía nos ayude a vivir con la paz y la alegría de sentirnos amados y acogidos por Dios, y sepamos transmitirlo a los que nos rodean.  ROGUEMOS AL SEÑOR